Una forma de caer en la adicción.

Una causa por la que se tira al cesto de la basura, la libertad humana.

 

                 La primera vez que probé la droga, pensé que podría tomarla sin más, y dejarla. Pero volví a probarla una segunda vez y luego una tercera, en un viaje sin retorno. Cuando no la tuve a la mano casi me volví loco buscándola, me encontraba mal, realmente muy mal y mi mente se abrió a la cruda realidad…estaba enganchado.

Luego la única obsesión fue  soportarlo consumiendo una dosis más.

A mis veinte años abandone mis estudios de Arquitectura y mis padres, empleando la fuerza, me internaron en un centro de rehabilitación, en el que  hube de reconocer, charlando con los que ahí eran tratados, que las adicciones en general son un intento por huir de la realidad: ahí me  encontré con el joven que comenzó a drogarse porque  fracaso en los estudios; el adulto que fracasó profesional o familiarmente  recurriendo al alcohol; al inadaptado social; aquel con gran inmadurez afectiva; el aburrido de sí mismo porque lo había tenido todo sin esfuerzo…

Todos adictos a algo que no cambio en nada su suerte, con el agravamiento de que cuanto mayor fue su adicción, menos fuerzas tuvieron para aceptar que estaban cometiendo un error… como yo.

Pensaba que ese error era lo único que compartía con ellos ya que consideraba que no había caído en la adicción huyendo de  mi realidad, pues nací en una familia de valores cristianos y amorosos padres, había sido destacado deportista y estudiante, con un brillante  porvenir.

Se lo comente a la psicóloga de la institución, quien me argumento que tras la conducta adictiva puede haber una tendencia genética o  circunstancias familiares y sociales más o menos duras o propicias, pero que al margen de todo ello,  definitivamente su causa más profunda es una vida sin objetivos e ilusiones, que crean un gran vacío.

Una causa por la que se tira al cesto de la basura, la libertad humana.

Lo del mal uso de la libertad lo acepte, pero… yo… ¿sin objetivos ni ilusiones? ¿Un vacío en mi vida? No me quedaba claro.

Luego en posterior entrevista le conté que la primera vez probé la droga por curiosidad, fue cuando me ofrecieron una dosis gratis.

¿Cuándo’ ¿Dónde? ¿Por qué? fueron sus preguntas inmediatas y mis respuestas llevaron a identificar mis tres grandes errores, como eslabones que inician una cadena que ata y  da al traste con la vida de tanta gente.  

Primer eslabón:

El mal uso del tiempo libre. Suele entenderse en términos de no hacer absolutamente nada o moverse solo en búsqueda de lo placentero, lo que crea una pasividad espiritual que es donde se instala ese “vacío interior”. Un tiempo peligroso que carece así de sentido.

Un vacío interior que igualmente se refleja en otras adicciones no reconocidas o admitidas como:  

El uso del celular, el internet, la pornografía, el sexo, la comida, las diversiones trepidantes, el consumo, la violencia, el activismo etc., etc. Adicciones que son jugosos nichos de mercado para empresas sin escrúpulos  que  las fomentan,  creando ese vacío que en más de un caso bien pueden llevar a la drogadicción.

Segundo eslabón:

Asociar la diversión, el descanso o la convivencia al consumo del alcohol: Mi intimidad  pedía a gritos  que no supe escuchar, un rato de silencio, de sosiego, para expandir mi libertad interior.

Cómo la iba  a escuchar, si acudía a estrepitosos lugares hasta el cansancio de altas horas  de la noche, donde abusaba de los límites de mi libertad exterior  divirtiéndome y persiguiendo cosas que estaban fuera de la misma, fue cuando el exceso del consumo del alcohol abrió las puertas a la droga.

Fue ese vacío finalmente.

Tercer eslabón:

El no entender el verdadero “para que” de la libertad: Cuántos vidas perdidas por un anhelo de libertad sin saber hallar el auténtico modo de hacerlo realidad. Más difícil aun viviendo en una artificiosa cultura donde la libertad es solo una realidad exterior dependiente de las circunstancias.

Una sociedad que fabrica sueños inalcanzables haciéndonos creer que lo que limita nuestra libertad son las normas impuestas por la sociedad, las obligaciones de todo tipo que los demás hacen recaer sobre nosotros, tal o cual limitación que disminuye nuestras posibilidades físicas, nuestra salud, etc.

Una libertad así entendida, se convierte  entonces en un sueño al que  solo se puede acceder virtualmente o a través de las drogas.

Una sociedad que no nos dice que, aunque desapareciera de nuestras vidas todo cuanto creemos que actualmente se opone a nuestra libertad, aparecerían otras nuevas condicionantes quizá más fuertes. Por lo que no existiría garantía de acabar consiguiendo esa plena libertad a la que aspiramos si no proviene de nuestro interior.

Fueron largas sesiones de charlas, caminatas por  jardines interiores y visitas a una terraza,  para ver caer el sol en espera de recuperar la libertad.

Esa  libertad que debo ahora buscar.

Tengo meses limpio y sé que mi libertad quedo mal comprometida después del proceso de desintoxicación,  la terapia psicológica y  demás apoyos para la reinserción en la vida. No canto victoria, pues toque fondo, pero es mucho lo que puedo rescatar y vale la pena dar la batalla.

Para eso he solicitado ayuda especializada que me ayude a poner en el centro de mi vida los auténticos valores, que den sentido a mi vida y no volver al vacío.

Por Orfa Astorga de Lira.

Escríbenos a: consultorio@aleteia.org

 

.

Este artículo lo publicamos originalmente en https://es.aleteia.org/2017/08/15/yo-el-adicto-como-la-droga-entro-en-mi-vida/








Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.

*